.

.

martes, 27 de junio de 2017

Cambalache



Un tango visto por el rabillo del ojo de este paisano...


Enrique Santos Discépolo, nadie como él logró manifestar tan crudamente esa modalidad del hombre de la calle, quizás de esos tipos de todos los tiempos. 

Este existencialista del tango, en una de sus canciones máximas, nos dice que siempre "el mundo fue una porquería", que siempre ha habido "chorros, maquiavelos y estafaos, contentos y amargaos, valores y dublé"; pero con profunda amargura y desengaño, piensa que "el siglo XX es un despliegue de maldad insolente":

Vivimos revolcaos en un merengue
y en un mismo lodo todos manoseaos.

Hoy resulta que "es lo mismo ser derecho que traidor, ignorante o sabio, chorro o estafador, lo mismo un burro que un gran profesor". Se queja:

¡Qué falta de respeto,
qué atropello a la razón!
Cualquiera es un señor,
cualquiera es un ladrón.
Mezclao con Stavisky va don Bosco
y la Mignon,
don Chico y Napoleón,
Carnera y San Martín.

¡Cuanta amargura hay en sus versos populares, cuanta tierna y malograda ilusión por los seres humanos, por la vida, por la patria convertida en un trapo sucio con lágrimas y barro!

Igual que en la vidriera irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida, 
y herida  por un sable sin remaches, 
ves llorar la Biblia contra un calefón.

Y así iba  Enrique Santos Discépolo arrastrando por la calle Corrientes su infinito desprecio por la raza humana, y su infinto amor, esa contradictoria mezcla de desprecio y amor que sólo puede encontrarse en cierta clase de santos.


miércoles, 21 de junio de 2017

Verano


¡Ya está aquí!
A ver cómo lo sobrellevamos
que el aire está muy caro
y lo de los abanicos...
yo no sé...



"Dobla, dobla, dobla"
Seguro  que el jeta este tiene el mejor y más caro aire acondicionado.

lunes, 29 de mayo de 2017

Los nadies


Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca, ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadies  la llamen y aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba.

Los nadie, los hijos de nadie, los dueños de nada.

Los nadies, los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos:
Que no son, aunque sean.
Que no hablan idiomas, sino dialectos.
Que no hacen arte, sino artesanía.
Que no practican cultura, sino folklore.
Que no son seres humanos, sino recursos humanos.
Que no tienen cara, sino brazos.
Que no tienen nombre, sino número.
Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local.
Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.

Eduardo Galeano


lunes, 22 de mayo de 2017

El Antropoceno


Este término fue acuñado en el año 2000 por el premio nobel de Química, el holandés, Paul Crutzen.
Argumentaba que con el considerable impacto de la actividad del hombre en los procesos naturales de la Tierra, hemos dado paso a una nueva época geológica: el antropoceno (del griego anthropos, hombre, y Kainos, reciente), que se caracteriza por la capacidad destructiva del ser humano sobre el medio ambiente, que acelera la desaparición de muchas especies y altera las condiciones actuales de vida. Para muchos científicos, el inicio de esta época coincide con la Revolución Industrial.

Según un estudio publicado por el PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente) en 2011, más del 22% de las plantas del mundo se encuentran en peligro de extinción, debido a la pérdida de sus hábitats y como consecuencia de la deforestación en aras de la producción de alimentos, del agronegocio y de la ganadería. Y con la desaparición de los bosques se ven peligrosamente afectados los animales, y por supuesto, también el mismo hombre, ya que todos los seres vivos estamos interrelacionados, nos necesitamos para seguir viviendo.

lunes, 24 de abril de 2017

El cuerpo del delito


¡Pobrecito!
No lleva dinero encima...
¿lo tiene o no lo tiene?
Quizás lo tenga escondido en la cueva de los cuarenta ladrones...

domingo, 23 de abril de 2017

La edad del libro


Popularmente y de manera genérica nos referimos a los libros impresos en el pasado como "antiguos". Sin embargo, hay diferencia y reciben distintos nombres dependiendo de cuándo fueron impresos.

Los libros impresos antes de 1501 se llaman incunables, del latín incunabulae, que significa "en la cuna". El término hace referencia a la primera etapa de la impresión por ser entre 1454, cuando Gutenberg inventa la imprenta de tipos móviles, y el 31 de diciembre de 1500.

El primer libro impreso mediante este método fue la Biblia de Gutenberg o de 42 líneas. A partir de ese momento el libro comienza a popularizarse, permitiendo su acceso a más lectores, favoreciendo la creación de universidades y facilitando la divulgación del conocimiento y la llegada del Renacimiento.

Los libros antiguos son aquellos impresos a partir del 1 de enero de 1501. Existe una subcategoría entre los impresos antiguos, llamada post-incunables, creada principalmente (pero no solo) para libros impresos en países donde la imprenta llegó tarde, y se refiere a aquellos que mantienen las características de los impresos incunables más cercanos a los orígenes de la imprenta.

Feliz Día del Libro.


jueves, 13 de abril de 2017

016


Los expertos alertan del aumento de la violencia contra las mujeres entre las parejas jóvenes y muy jóvenes. De hecho, el 30% de las situaciones de violencia doméstica se dan en menores de 30 años. Según un estudio de la Universidad Complutense de Madrid, el 40% de la jóvenes entre 15 y 18 reconocen abusos psicológicos y el 35% de los chicos no cree que controlar a su pareja sea una forma de maltrato. Es importante reconocer las situaciones de abuso y no permitirlas ni contra ti ni hacia nadie. Ninguna mujer merece la violencia o el abuso, sino el respeto como ser humano. Condena y evita la violencia contra las mujeres.

Detecta la violencia contra las mujeres:

Tu pareja te controla: tu tiempo, las amigas, el móvil, la ropa...

Tu pareja te infravalora y te dice: "No sirves para nada", "Sólo dices tonterías"...

Tu pareja te aísla. No permite que hables con amigas y que las veas si no es con él.

Tu pareja te obliga a hacer cosas que no te apetecen.

Tu pareja se pone violento cuando le llevas la contraria.

Teléfono contra el maltrato 016