.

.

viernes, 15 de junio de 2018

Ojos para el espectáculo


Nosotros, los del anfiteatro.
Ojos para ver el espectáculo...
Veo la tragicomedia en que se ha convertido todo. Sin chispa alguna de talento. Todo va de frases hechas:
Poner en valor
El relato
Postureo
Populismo
Y lo último es ya casi como una astracanada:
¡Llorar sin lágrimas!
Llora el ministro que se va...
Llora Rajoy en su despedida...
Llora el que se va, llora el que se queda, llora el que llega...
Quisiera escribir algo más ¡Pero es que me da la risa!
Ja, ja, ja, ja.
Creen conmovernos, pero ya les tenemos muy calados y eso no cuela.

domingo, 3 de junio de 2018

...de las cenizas...


El San Sebastíán que más me gusta a mi es el de Botticelli, sí, sí, más que el de Mantegna, Perugino, Zurbarán, el Greco...
Quizás sea porque el de Botticelli muestra más el dolor sin necesidad de mostrarlo...esas manos que no forcejean con las cuerdas que le sujetan al árbol tras la espalda. Ya sé que en ese árbol no hay cuerdas. Quizás quiso el pintor sugerir que no hacen falta; que basta con la voluntad del asaetado. Y por eso ese rostro sereno, casi irreal...como si no temiese a la muerte. Quizás porque tenía alma de soldado...

Y ante ese sufrimiento que precede a la muerte y que ya la veía ante sus ojos...resulta que ese no fue su final. Resulta que no murió (según se comenta entre bastidores), resulta que cuando los arqueros ya le dieron por muerto, un amigo, uno que antes le había negado, como San Pedro negó al Mesias, lo desató del árbol, se lo llevó... y lo salvó.

Y...

sigo contemplando el cuadro...y de pronto me fijo en esa flecha que tiene clavada en el muslo...quizás eso sea un dolor que le atará para siempre...y  entonces yo me quedo pensando, expectante ¿Hasta dónde le herirá esa flecha?

Bienvenido, Señor Presidente.


Y está bien que vuelva la mirada apartándola de esos focos...
Porque ahora hay que pasar página; porque ahora ya estamos en otra pantalla...


martes, 29 de mayo de 2018

viernes, 20 de abril de 2018

Una historia de las matemáticas


Eric Temple Bell o John Taine. Quédense con el que más les guste.

Dos invenciones del pensamiento griego dieron a la matemática valor cultural perenne: el método de razonamiento deductivo y la descripción de la naturaleza. El razonamiento deductivo, en su más poderosa efectividad, es matemática; el mecanismo lógico que ésta emplea es incomparablemente más variado, más sutil y más creador de coordinaciones nuevas que el de cualquiera otra rama del saber.

Y el hallazgo genial de aprisionar en expresiones literales los fenómenos de la materia, y aun relaciones al parecer inaprehensibles, ha proporcionado el gigantesco progreso técnico de nuestros días. Por esto, en lo que al hombre concierne, la matemática hizo rigurosa una fundamental dirección del discurso, y facilitó el elemento básico y el lenguaje adecuado para idealizar la complejidad de la naturaleza y reducirla a una sencillez comprensible, lo que equivale a preparar al hombre para abordar el conocimiento de los fenómenos, conquistarlos y dominarlos; rasgo elemental de la porfiada aspiración humana. 

De aquí que el estudio del proceso histórico de estas dos adquisiciones, además de completar y perfilar el aprendizaje de la matemática, nos muestre un aspecto capitalísmo de nuestra cultura. Preocupación cardinal del autor ha sido la de presentar una estimativa correcta, procurando destacar lo que la realidad y el tiempo han situado y mantenido en primer plano de importancia, y establecer la gradación hacia ideas menores, aunque también valiosas. Esto, y la reglada división en períodos y subperíodos, con la nota característica de cada uno, dan la sistematización didáctica que requiere estudio tan vasto.

Una interpretación de "Historia de las matemáticas" de Eric Temple Bell.

lunes, 9 de abril de 2018

Paleoantropología

Amor: aleja mi ser
de sus primeros escombros,
y edificándome, dicta
una verdad como un soplo.
Después del amor, la tierra.
Después de la tierra, todo.

Miguel Hernández


El número de seres humanos que sobrevivían hasta la vejez se multiplicó por más de cuatro hará unos 30.000 años. Unos antropólogos han examinado más de 750 muestras dentarias fósiles de homínidos pertenecientes a un periodo de millones de años, desde los australopitecos hasta los humanos modernos primitivos, pasando por los neandertales. Por vejez entienden haber llegado a una edad doble de la correspondiente a la madurez reproductiva (ésta suele coincidir con que salgan los terceros molares, lo que ocurre de ordinario en la adolescencia).

Al calcular en los homínidos la proporción entre individuos viejos y jóvenes, descubrieron una tendencia al aumento de longevidad a medida que ascendían por el árbol evolutivo humano. En los humanos modernos, los adultos de más edad rebasaron en número a los más jóvenes por primera vez. Puede que el aumento de longevidad haya sido fundamental para el desarrollo de la cultura humana, donde los ancianos transmiten los conocimientos y facilitan la soldadura de sociedades complejas.

Charles Choi



jueves, 4 de enero de 2018

"Jabberwocky"


Universidad de West Chester
Una explicación del "Jabberwocky" de Lewis Carroll.

            Lewis Carroll, famoso por incluir poemas sin sentido en sus queridas historias de Alicia, usó "Jabberwocky" en la segunda aventura de Alicia:   A través del espejo y lo que Alice encontró allí.   El poema es reconocido como una de sus palabras inventadas más famosas e incluidas que se han deslizado en los diccionarios de inglés.   El New American Handy College Dictionary incluso ha llegado a utilizar la palabra "Jabberwocky" para describir "galimatías" y "discursos sin sentido" (369).   Lewis Carroll, aunque usa mucho "jabberwocky" en su poema, cuenta una historia apasionante con su uso de la dicción, las imágenes y los temas que se relacionan con las obras más grandes en las que aparece el poema.

            Carroll comienza y termina "Jabberwocky" con la misma estrofa que está llena de sus palabras sin sentido, incluyendo "brillig", "slithy" y "wabe".     De hecho, escribió la primera estrofa años antes de que el resto del poema apareciera en Through the Looking Glass (Carroll, Alice 255).   Sabiendo que los lectores de la novela no entenderían esta estrofa fantástica, Carroll incluyó una explicación propia a través de las palabras de Humpty-Dumpty más tarde en Through the Looking Glass .   Humpty-Dumpty explica a qué se refería el autor con el uso de palabras como "slithy".   Carroll creía en mejorar el significado combinando palabras para asumir el significado que cada palabra tendría por separado.  

            Aunque la primera estrofa es indescifrable para alguien que no ha leído la aclaración de Humpty-Dumpty, establece la naturaleza caprichosa del poema para el lector.   Además, la estrofa, a pesar de haber sido escrita años antes, une el resto del poema y crea la sensación de un todo congruente.   Carroll continúa usando palabras "caseras" a lo largo del poema, mezclándolas con palabras comunes que cuentan la historia de la bestia "Jabberwock".  

El poema cuenta la historia de un cuento de hadas, lleno de bestias y valentía.   La bestia más aterradora de todas en el mundo del poema es el Jabberwock, aunque la tierra está llena de otros como el "bandersnatch" y el pájaro "jubjub".   Carroll usa o crea palabras como estas que obviamente son cuidadosamente escogidas para que pueda transmitir su historia de una manera vívida y fascinante.   De una manera "entrante", tal vez, diría él.   El uso de la palabra en Jabberwocky encaja con el mundo al que Alice se ha acercado, ya que está lleno de cosas que no comprende de inmediato, cosas que no está acostumbrada a encontrar en su propia realidad.
            Las imágenes son un elemento importante para Jabberwock de Carroll.   Él lo hace evidente desde el principio que la acción está ocurriendo en una tierra que no es la nuestra, incluso en una tierra que no sea Wonderland.   Inmediatamente chupa al lector en una tierra donde la imaginación es el rey, ya que no hay ninguna razón para la forma en que son las cosas.   El poema aparece en un libro que Alicia recoge, convirtiéndolo en un cuento de hadas incluso dentro de la extraña tierra del espejo.   "Jabberwocky" está escrito al revés en el libro, lo que aumenta el efecto de maravilla en Alice, que no puede entender nada de eso.   Su aparición en el libro aumenta la extrañeza del poema en sí, increíble Alice incluso después de sus propias aventuras.   Alice y el lector quedan para ver el poema como una historia de algo extraño y desconcertante.


"Jabberwocky" sigue al niño en su búsqueda para liberar a su tierra del malvado Jabberwock.   El lector entiende inmediatamente que la tarea no es fácil y que la bestia es una terrible amenaza en la aldea donde residen el niño y su padre.   Alice misma exclama que "de alguna manera parece llenar mi cabeza con ideas, solo que no sé exactamente cuáles son" (Carroll, Alice 132).   El lector, como Alice, sabe que la acción ha consistido en las acciones heroicas de un niño que mata a un monstruo, a pesar de que Carroll no usa palabras convencionales para contar la historia.   Las imágenes son tan nítidas, que aunque el lector puede no entender todas las palabras, no tiene ningún problema para seguir la acción del trabajo.  

              Al final del poema, el lector comprende que el niño ha tenido éxito en su intento de matar al Jabberwock.   Él regresa a casa con su padre con la cabeza de la bestia.   Carroll muestra esto gráficamente en las líneas 19 y 20; "Lo dejó muerto, y con su cabeza / él fue galumphing hacia atrás" (Carroll, "Jabberwocky" 1699).   "Galumphing" trae la imagen del emocionado paseo de la victoria que el niño participa para llegar a casa y anunciar su éxito.   El diccionario teoriza que Carroll creó la palabra de la combinación de "galope" y "triunfo" (289).  

El alegre estallido del padre transmite la maravillosa cosa que el niño ha hecho por la aldea.   Al lector le queda el entendimiento de que el mundo para los humanos ha sido cambiado por el único acto valiente del niño.   Debido al asesinato del Jabberwock, el mundo ha cambiado para mejor dentro de la aldea.   Uno podría atribuir esto a Alicia, si uno la considera como la aldea en la que sus aventuras han cambiado, convirtiéndola en una mejor persona.

            Como se mencionó anteriormente, el poema termina con el mismo verso con el que comenzó.   El lector todavía no tiene una comprensión sólida de ello, pero comprende que ha habido alguna acción en la tierra donde alguna vez vagó el Jabberwock.   La repetición de la estrofa de apertura al final le dice al lector que aunque le ha sucedido un cambio importante al niño y a los otros con los que vive, la acción no ha tenido ningún efecto importante en el mundo en general.   Después de que el chico haya matado al monstruo; las toves, borogroves y raths continúan como antes.   Una vez más, esto se puede considerar en referencia a la propia vida de Alicia, mientras ella se ve alterada, el mundo exterior que no se da cuenta de lo que ha pasado no ha cambiado.  

                        Los temas del poema son similares a algunos otros poemas narrativos escritos al mismo tiempo.   El poema trata de criaturas míticas y místicas.   Al igual que Tennyson y Keats, Carroll cuenta un cuento de hadas épico, solo que lo hace en siete versículos en lugar de en varias páginas.   El poema trata sobre el coraje, que se relaciona con Alice.   Debe usar coraje durante sus propias aventuras y, aunque no está matando al monstruo, se enfrenta a muchos desafíos.

            "Jabberwocky" muestra que todos pueden hacer cosas increíbles.   El ilustrador original de los libros de Alicia, John Tenniel incluye un dibujo de su idea de la bestia Jabberwock que muestra al niño como en una situación de "David y Goliat".   Él es capaz de superar las probabilidades y hacer que su pueblo sea más seguro para vivir.   Alicia, de manera similar debe superar sus miedos y dudas utilizando su ingenio para salir de los rasguños en los que se encuentra.   Este es un tema potente que le da al lector el conocimiento de que pueden hacer cosas que pueden parecer imposibles.  

            "Jabberwocky" es un poema capaz de ser un activo para los libros de Alice, todo el tiempo capaz de estar solo.   Lewis Carroll escribe el poema como un poema narrativo fascinante que combina el uso de palabras inteligentes, imágenes vívidas y puntos de vista temáticos fuertes para crear una lectura muy agradable.   Carroll usa de manera efectiva estas cosas para hacer una historia épica de cuento de hadas en solo treinta líneas.   Crea una realidad alternativa en una realidad alternativa llena de héroes y villanos, con una buena superación del mal.

Trabajos citados
Carroll, Lewis.   Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas y a través del espejo .     Nueva York: Random House, 2002.
  Carroll, Lewis.   "Jabberwocky".   La antología de Longman de la literatura británica .   Ed. David Damrosch.   2ª ed.   Nueva York:   Addison-Wesley, 2003.
Morehead, Albert y Loy M


viernes, 1 de diciembre de 2017

Dorar la píldora


La expresión "Dorar la píldora" se emplea para disimular un daño o perjuicio o mitigar de algún modo una mala noticia. Según la RAE, es suavizar con artificio y blandura la mala noticia que se da a alguien o la contrariedad que se le causa. Su origen lo recoge Sebastián Covarrubias en su "Tesoro de la lengua castellana". En el apartado "Píldoras" dice: "Unas pelotillas medicinales y purgativas, que se toman por la boca, y los boticarios suelen dorarlas para disimular el amargor del alcíbar que llevan dentro, y así quedó por proverbio: Píldora dorada, por los lugares honoríficos que tanto parecen de codicia y después amargan más que mil hieles".



Y  otra que viene al caso:

"Ser de  cajón"

¿Una cosa que significa ser regular y corriente?
Miguel de Unamuno escribe: "Más curioso es, si cabe,  el caso del cajón. Este cajón es el de aquella frase de "eso es de cajón", que en rigor quiere decir que es de oportunidad. "Una frase de cajón" quiere decir ya hoy una frase convencional y con liturgia.

Y este cajón parece que no tenga nada que ver con el aumentativo de caja, con la caja grande, y quizás esto induzca a pensar que...una frase de cajón es la que encaja en muchos casos...con el ya asunto espinoso de las cajas...