.

.

martes, 23 de septiembre de 2014

La suerte…


A veces somos como marionetas que vamos girando con contorsiones ajenas a nuestra voluntad. Una inercia que nos lleva como cuando estamos con las defensas corporales por los suelos… y preferimos mirar antes que provocar la admiración en nosotros.

La vida es un juego. Y siempre estamos esperando que esas metáforas tan atinadas, tan bien pensadas, pero también tan manidas, nos lleven a buen puerto. Todo lo ponemos a la espera, o como ahora se dice en forma masiva: en Stand by, incluso aunque sintamos que hasta para señalar cualquier objeto, nuestros dedos están anquilosados. Y lo que nos queda es analizar los momentos que trascurren en el agitado río de nuestra vida… esperando que, quizás, con un poco de suerte ningún pez gordo nos quiera devorar…

Y cuando lo más fácil sería escribir para desintoxicarnos, y alejarnos de esas inercias; escribirlas para que así viéndolas en negro sobre blanco, entresacar algo de sus significados… nos agazapamos como si fuésemos culpables. Hasta en una cosa tan simple nos falta iniciativa, ya que lo más cómodo es decir: “a ver si hay suerte y salgo de esta“ . Y es que todo lo dejamos al azar, o a lo que Dios quiera. Y ni siquiera nos paramos a pensar que podemos trazar nuestra vida… llevarla a buen puerto con algo de imaginación, ya que …“en la película de nuestra vida tenemos dos opciones:  ser el guionista o un mero actor secundario”. 
De nosotros depende.


10 comentarios:

  1. Leo tu brillante entrada y me viene a la memoria una cita de Bertolt Brecht: "Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles".
    Aquí venimos a estar luchando siempre por algo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Lo cierto es que hay quién vive y quién sólo sobrevive... en realidad creo que la mayoría sobrevivimos... y nos perdemos mucho por hacerlo... aunque nos cueste coger las riendas..
    Muy interesante entrada...
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. En nosotros está la fuerza y la decisión, yo prefiero tomar las riendas aunque me pierda que seguir rumbos marcados. Me has hecho pensar jeje

    ResponderEliminar
  4. Subyace en tu entrada una delas tantas preguntas sin respuesta, si estamos predestinados o existe el libre albedrío. Pensar que estamos predestinados implica la certeza que Alguien superior existe.
    Entre la libertad absoluta y la predestinación férrea existen varias posturas. Yo adhiero al pensamiento que estamos en este plano para aprender y para ello tenemos cierto margen de maniobra aunque, antes de venir elegimos las condiciones más propicias para que ese aprendizaje sea posible.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. La vida es como un mar, a veces en calma, otras embravecido. Siempre tenemos que luchar y estar alerta.
    Una entrada muy reflexiva.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Entiendo que en nuestras manos está "mala" o "buena", los caminos elegidos siempre requieren esfuerzo propio comenzando por uno mismo.

    ¡te felicito¡

    Besos muchos


    tRamos

    ResponderEliminar
  7. La vida es un juego, y aunque no lo parezca, pierden los que empiezan a jugar con ventaja. Regresé.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  8. como la muerte, río de torrente continuo..., la vida es mar. y es en ocasiones, cómo no, ¡auténtico mar de confusiones...!, valga el juego de palabras...
    acertadísima entrada, que comparto absolutamente.
    un abrazo

    ResponderEliminar