.

.

martes, 20 de mayo de 2014

Instinto… amor…


Hay términos similares para expresar sentimientos distintos. Y sin embargo cuando hablamos de amor se supone que estamos hablando de un sentimiento puro. Dice Pablo a los corintios que el amor no es egoísta: “Todo lo excusa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo tolera”. Así que decir codicia y amor, o amor codicioso,  es expresar sentimientos muy distintos. Un oxímoron en retórica. Y sin embargo podría ocurrir que se trata del mismo impulso, designado de dos modos distintos. O de forma calumniosa podría pensarse. Pero donde se revela más claramente que el amor constituye un impulso a apropiarnos de un bien, es en el amor sexual: el amante quiere poseer en exclusiva a la persona que desea. O como lo dice Nietzsche: “el amante sólo aspira a convertirse en el dragón de su tesoro, en el “conquistador”, en el explotador más egoísta y falto de escrúpulos”. Y no nos asombramos  “de que esta  avidez y esta injusticia salvaje del amor sexual hayan podido ser ensalzadas hasta ese punto en todas las épocas y que de esta clase de amor se haya llegado a extraer incluso el concepto de amor como lo contrario de egoísmo.

Y ante ese “demonio furioso” como lo define Sófocles, el más amable y amado de los atenienses: “Eros se ha burlado siempre de esos blasfemos… ahora bien, podemos encontrar sin duda aquí y allá en la tierra una especie de prolongación del amor en el curso del cual esta codicia ávida y recíproca entre dos personas a retrocedido ante un ansia nueva, un anhelo nuevo, una sed superior y común de un ideal que les supera: pero ¿Quién conoce este amor?, ¿Quién lo ha experimentado? Su verdadero nombre es amistad.”

7 comentarios:

  1. En todos los tiempos, en todas las épocas, todos los filósofos, santos, pensadores, todos los poetas y todos los vivientes, han tratado de explicar el maravilloso milagro del amor.
    Ardua tarea: el amor no puede explicarse hay que vivirlo, gozarlo, sufrirlo y en ese estado vital no tendremos tiempo de explicar cual es el verdadero meollo de su existencia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Si decimos que hay clases de amor ya nos estamos equivocando, Amor hay uno y lo demás son sucedáneos. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
  3. Es difícil explicar el amor.

    Linda entrada.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Creo que el verdadero amor es darse sin pedir nada a cambio...

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. El amor es algo maravilloso pero tiene su lado egoista: queremos estar con alguien que nos haga sentir bien, que nos de apoyo... Es imposible separarlo del YO, o al menos, muy difícil.
    Desde luego, convivir con Nietszche no debía ser agradable.
    Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
  6. Si bien es el amor como lo dice Pablo, está totalmente equivocado ya que "todo lo tolera" ahí ya no es amor.
    Saludos

    ResponderEliminar