.

.

sábado, 31 de agosto de 2013

Rameras del árbol genealógico…


Judá, patriarca bíblico, epónimo de la tribu de Judá y antepasado de David y de Jesús. Hijo de jacob y Lía, tuvo un mal momento en su existencia… atribuido más tarde a un designio divino. La Biblia no hace comentario moral del hecho pero lo cierto es que su nuera Tamar, vistiéndose con ropajes y acicalamientos  de prostituta, y saliéndole al camino en uno de sus viajes, logró acostarse con Judá, padre de su marido, llegando a tener descendencia  directa por  “la línea divina” con Jesús de Nazaret.

Más tarde, Josué, sucesor de Moisés, conquistador de la Tierra Prometida, tuvo que recurrir también a otra mujer, en éste caso prostituta  de profesión, para poder llevar a cabo sus epopeyas… Entrando en tratos con ésta mujer llamada Rajab, planeando una estrategia; comercializando con su vida y la de los familiares, y gracias a éste apoyo lograron entrar en Jericó. La Biblia no entra en los detalles de la letra pequeña, sólo nos dice que Rajab llegó a tener un hijo llamado Booz, que más tarde fue seducido por Rut; la mujer que fue convenientemente adiestrada por su suegra Noemí (que estuvo extraordinaria en su papel de celestina) y que tuvo un hijo: Obed que fue el padre de Jesé, padre que fue del rey David.

Esto por la línea del Cielo, que como se puede observar Dios tiene buena mano para la utilización del comercio de mujeres, al estilo del proxeneta (llamado también “rufian“, “padrote“ “chulo“ “maipiolo“ y “calicho“). La mujer… que ya desde el Edén, se narra en la Biblia como símbolo de la corrupción de las naciones. En éste árbol de los ascendientes de Jesús. Hasta siete, para que el número sea simbólico.

Y ya como un pequeño colofón, y aunque no venga muy a cuento, o quizás sí, diré que ya en la edad Media. Las prostitutas, ante los abusos por parte 
de algunos varones que se aprovechaban de ellas para sacar beneficios, prefirieron en muchos casos y de forma clandestina, trabajar en sus casas particulares. Y para facilitar su localización por parte de los clientes, colocaban un ramo de flores en el balcón o en la entrada. Por éste motivo, empezaron a ser conocidas con el nombre de rameras. Aunque al final, y por temas de supervivencia, siempre terminaban por ser muy condescendientes con los varones que representaban algún tipo de poder eclesiástico… ya que tenían que ingeniárselas para no ser tachadas de brujas….


miércoles, 21 de agosto de 2013

Llueve inconsistencia


¿Buscamos píldoras que doren nuestras letras desdibujadas?

Me han acusado de...

Ser abrupta en ciertas entradas. Que a veces no soy elegante ni suave. Eso me han dicho. Que no tengo sentido de la "diplomacia"...Bueno, es lo más bonito que me han dicho algunos Blogger. Pongamos que es el precio que hay que pagar por la sinceridad...

Los pequeños sucesos, los más cotidianos, todo lo que es desvaído, y todos esos momentos que suceden en el trascurso de un día cualquiera, eso, es lo que publica casi todo el mundo en Blogger, eso es lo que quiere leer todo el mundo, eso es lo que mola, eso es lo que se desea comentar y, así esperar recibir pleitesía a través de comentarios recíprocos, casi siempre con no  más de dos frases de conceptos ponderativos. Y otros que ni siquiera vienen al caso (que son los más largos y pesados). Es como si nadie, o muy pocos, quisieran utilizar las neuronas...como si estuviéramos sólo para contabilizar la admiración que causan los pequeños sucesos que provocan nuestras letras desdibujadas...narrar la desidia del día a día. Y...da igual que mientras eso sucede haya quien aproveche esa coyuntura para lanzarse al vacío, o cortarse las venas. Siempre habrá alguien "sensato" que te diga que hay que estar alegre, porque eso es vida, porque eso mola. Pero contar algo para seducir a la subjetividad de la mente del lector...eso ya...Y no se trata de inventar realidades, que eso al fin y al cabo es la esencia de la literatura...realismo mágico...aunque...claro, lo banal poco tiene que ver con el equilibrio entre la técnica de decir y la materia exponencial, que ésta última puede llegar a ser extensa pero sin consistencia.

Los audaces experimentos quedan tan alejados de la simpleza...(Si en principio un blog es como un cuaderno de bitácora, o más vulgarmente, un diario ¿por qué vamos a comportarnos "todos" (sí, todos, sin esa estúpida @). como colegialas de 12 años?

Así que para conseguir nuestros objetivos sin muchas pretensiones, es seguir por la calle de en medio y adecuar lo escrito a algo que se asemeje a un panal de rica miel...

Diez mil moscas acudieron...