.

.

jueves, 2 de mayo de 2013

La bofetada


Gilda. Anoche la volví a ver, una vez más. Y claro que se nota el paso del tiempo...por ejemplo, su baile tan sensual se ve ahora  trasnochado. Pero tiene un buen argumento; cine negro, en blanco y negro como es lo suyo. Y a Glenn Ford, aquel mítico actor de la época que dio la bofetada por antonomasia a una desmelenada Rita Hayworth: Margarita Cansino, la célebre Gilda que recibió el bofetón con un glamour increible. Nunca un despeinado había sido tan sexy. Y claro que no hubiera sido lo mismo sin esa desmelenada actriz; sin ese meneo capilar que tanto gusta a cierto sector varonil. En plena caza de brujas...que bonito resultaba pegar a una mujer, resultaba hasta estético en el contexto: no se podía ridiculizar a un macho. Pero aquel macho resultó tener poca hombría. No aceptó el reto, no quiso medirse con la dama cuando ésta le lanzó el guante a la cara.

Pero en esa época era normal pegar a las mujeres. Nadie se rebelaba. Se daba por hecho que tenía que ser así. Se ve en muchas películas de la época, en las que el whisky corría a raudales, en las que no pocas veces había que cargar con la chica al hombro, borracha perdida, y llevarla a su apartamento.

Así que abofetearlas, emborracharlas y quien sabe si violarlas...eran los ingredientes de toda clase de guiones en clave de drama, comedia o relato de humor. Pero Gilda es un hito que aún ahora se ve con agrado. Hay inteligencia en los personajes, hay argumento, eso que ahora los cineastas, llevados por otros derroteros, han perdido ya de vista.

 

6 comentarios:

  1. Adoro el cine clásico. He de reconocer que Gilda no es de mis favoritas, pero es que Glenn Ford, para mí, destroza cualquier película. No llega a duro y se queda en dos pesetas. En general el cine es un reflejo de la sociedad, y está claro que la mujer, desde aquella época ha evolucionado un montón. No sólo quiero pensar en la mujer que recibe unas bofetadas, me gusta pensar en Katherine Hepburn en “La costilla de Adán” y en otras grandísimas actrices de la época. Y una de mis favoritas… “Vacaciones en Roma” con la niña más bonita de todos los tiempos, una Audrey Hepburn que no sólo fue una actriz extraordinaria, sino que como mujer, o mejor dicho, como persona, fue un ejemplo para todos.

    Un besito :-)

    ResponderEliminar
  2. Una mujer muy sexy que podía interpretar lo que se le pusiera, aunque en aquellos tiempos los papeles para la mujer eran bastante limitados. Pero lo cierto es que junto con Monroe y Ava Gardner... rompían la pana en Hollywood. Para mí ninguna como Marilyn. Aunque prefiero el teatro o el cine de autor, porque ya lo dijo Marilyn: “En Hollywood te pueden pagar 1.000 dólares por un beso, pero sólo 50 centavos por tu alma”.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Y estilo, Rita Hayworth tenía un estilo, para esa y para cualquier otra época, fuera de serie. Hace bastantes años que vi la película, igual va siendo hora de volver a verla.

    Saludos ClaroDecir

    ResponderEliminar
  4. Mientras leía tu entrada no sé porqué ha venido a mi mente una señorita que en aquellos tiempos rompía clichés: katherine hepburn. Ella sí fue capaz de saltarse ciertos estereotipos. Viene a mi mente "Historias de Filadelfia" o "La fiera de mi niña". Siempre me gustaron esas películas.
    En cuanto a su biografía, no tiene desperdicio. Una mujer de los pies a la cabeza, con un solo punto ciego: su amor por Spencer Tracy. No estoy seguro de que él lo mereciera... pero qué tontería, el amor real debe ser sin ningún porqué, ¿no?

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Para qué vamos a recordar que en una escena sólo diez minutos antes que la de la bofetada, La Rita le mete una guaya a Glenn Ford de espanto.

    Mucho más bonito hablar de maltratos. Dónde va a parar.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo, los maltratos siempre se han dado por ambas partes...una pelea entre un hombre y una mujer... a mi me mola...
    Otra cosa es hablar de cine, y otra hablar de derechos humanos, la mujer, aún hoy, está menospreciada.

    Saludos.

    ResponderEliminar